Almacenar en la despensa

Almacenar al vacío para la despensa (+18°)

El envasado al vacío no sólo se limita al almacenamiento en el congelador o el refrigerador, sino que también es óptimo para el almacenamiento a temperatura ambiente.

Los alimentos que, si se almacenan de forma ordinaria, perderían fácilmente sus cualidades (como el café) o se deteriorarían por la humedad presente en el ambiente (como la sal, el azúcar o la harina) tienen la posibilidad de permanecer inalterados gracias a la conservación de los alimentos envasados al vacío. Ya no será necesario encontrar nuevos medios para conservar los alimentos en los períodos más críticos como, por ejemplo, cuando se sale de vacaciones. Almacenados al vacío, los alimentos ya no estarán expuestos a la acción deteriorante del moho, la humedad y los insectos.

Galletas secas

El envasado al vacío garantiza la conservación de la fragancia y la frescura del producto.

Café en grano o molido

El vacío permite que el aroma se conserve intacto y evita que las esencias oleosas se pongan rancias.

Frutas secas, nueces, avellanas, piñones, etc

Contienen una gran cantidad de aceite; el envasado al vacío evita la oxidación y el enranciamiento de los mismos.

Setas secas

El envasado al vacío las conserva durante mucho tiempo, conservando también sus propiedades aromáticas.

Pan rallado

Preferentemente insertado en contenedores rígidos, mantiene su fragancia durante mucho tiempo.

Arroz, cereales

El envasado al vacío mantiene intacta la estructura del almidón, que por lo tanto no es atacado por ningún parásito.

Semillas secas

En condiciones de vacío, el embrión permanece inalterado por más tiempo asegurando una mejor preservación.