Conservación de Alimentos Envasados al Vacío

La técnica del vacío se utiliza tanto para la conservación de los alimentos como para su cocción. Hasta hace poco, hacer el vacío sólo era posible a nivel industrial o en empresas, pero en los últimos años este sistema ha conseguido pasar al uso privado del consumidor final. La conservación de alimentos envasados al vacío es especialmente interesante puesto que no hay cocción o congelación y las propiedades organolépticas del producto permanecen casi inalteradas.

La técnica básica es muy simple: aspirar todo el aire del recipiente en el que se desea conservar los alimentos y sellarlo de manera que no pueda volver a entrar. La falta de oxígeno hace que los microorganismos no puedan multiplicarse, ya que sin oxígeno no pueden sobrevivir. Las máquinas para el vacío funcionan con bolsas especiales para el envasado de las que se pueden obtener recambios fácilmente. Cocinar con la técnica de vacío hace más tiernos los alimentos, porque no sufren las altas temperaturas de otros métodos.

También tiene la ventaja de permitir preparar los alimentos previamente, conservándolos al vacío hasta el momento de su consumición, como acabados de cocinar. Esta técnica está indicada para la conservación y la cocción de todos los alimentos de origen vegetal y animal.