Conservar en Nevera

Conservación al vacío para la nevera (+3/5 °)

Para las familias que no tienen mucho tiempo a dedicar a la preparación de los platos, el sistema de envasado al vacío representa un aliado útil.

La comida puede ser preparada cuando se tiene tiempo a disposición, colocada al vacío en la nevera para ser utilizada en porciones pequeñas en diferentes momentos.
Será posible centralizar las compras de alimentos en los días en los cuales se tiene más tiempo a disposición y confeccionar los alimentos en porciones diarias, evitando de esta manera gastos inútiles de ¡tiempo y dinero!

 

Albaricoques

Estas bella frutas de piel aterciopelada, además de ser muy buenos son también ricos de vitaminas y de minerales (calcio, cloro, hierro, fósforo, sodio, potasio y azufre). Para aprovechar por más tiempo posible sus características, la conservación al vacío en nevera es ideal: es suficiente limpiarlos con un trapo (sin lavarlos con agua, porque esto comprometería la conservación) y utilizar recipientes rígidos con la finalidad de evitar magulladuras.



Cítricos

Conservados a temperatura ambiente son prontos atacados por el moho. El vacío, en cambio, los conservará mucho más tiempo evitando este fastidioso inconveniente. Según el espesor de la cáscara se puede escoger entre bolsas o recipientes rígidos.



Mantequilla

También la mantequilla, siendo una sustancia grasa, va hacia un proceso de oxidación que provoca su ranciedad. También en este caso, por lo tanto, la conservación al vacío representa una óptima solución.

Chuletas, chuletones

Para evitar que los huesos puedan perforar la bolsa es necesario eliminar las partes más puntiagudas, o por lo menos biselarlas. Para tener el máximo de la seguridad, sería bueno envolver la carne con papel de plata.

Carne picada, pulpa deshuesada

Separarlas en pequeñas porciones y envolverlas en papel para alimentos. Luego, proceda a envasarlas al vacío: el elevado valor nutritivo de tales alimentos (ricos en proteínas nobles) permanecerá tal por mucho más tiempo.

Cerezas, ciruelas y uva

Estos frutos particularmente ricos en vitaminas, sales minerales y azúcares, podrán ser bien conservados al vacío en la nevera. Para evitar apretarlos se deben usar recipientes rígidos.

Quesos enteros o rayados

 

Conservados así no serán atacados por el moho ni se secarán. Si se trata de quesos blandos, será necesario eliminar la corteza antes y colocaros con papel, en recipientes rígidos.

Hongos frescos

Limpiarlos con un trapo (sin usar agua) y conservarlos en recipientes rígidos.

Manzanas

También las manzanas se limpian pero sin recurrir al agua. Puestas en recipientes rígidos permanecerán jugosas y no perderán las vitaminas de las cuales son ricas.

Pasta, ravioles frescos

Se conservan siguiendo las mismas indicaciones de la pasta y los raviolis secos: poniéndolos en bandejas o recipientes rígidos. Es posible conservar también el relleno.

Pescado

Antes de proceder con el envasado al vacío, envolver con papel de plata. Son preferibles las bolsas en lugar de recipientes. El pescado se conservará por mucho más tiempo sin mal olor.

Duraznos

Conservados al vacío estarán siempre jugosos y perfumados como apenas cosechados, sin, por otro lado, perder las vitaminas de las cuales son muy ricos. También en este caso, la limpieza se debe realizar sin agua y la conservación en recipientes rígidos.

Fiambres, jamones, mortadelas

 

La conservación al vacío evitará su oxidación. Se puede elegir si conservarlos en bolsas o en recipientes rígidos.

Verduras, hierbas

Limpiarlos bien, pero sin usar agua y conservarlos preferentemente en recipientes rígidos.