Conservar en Congelador

Confección al vacío para el congelador (-18°)

La conservación en congelador, gracias a las bajísimas temperaturas, permite congelar al vacío los alimentos, disminuyendo en consecuencia el ciclo vital de los microrganismos responsables de la degeneración organoléptica de los mismos

Sin embargo tal procedimiento, sobre todo para aquellos alimentos que presentan una relevante cantidad de agua, como los productos frescos o las verduras, corre el riesgo de crear no pocos daños al alimento a causa de la escarcha que se forma por la presencia de humedad en el aire presente en el interior de la confección. Eliminando el aire, el problema se resuelve: gracias al uso combinado de vacío y congelamiento, el producto se conserva íntegro tanto en la forma, como en la sustancia.

 

 

Carne picada

La carne picada puede ser conservada ya preparada en albóndigas. Una sugerencia útil es la de escoger un recipiente oval para congelar al vacío y de separar las eventuales capas con papel de plata. Las albóndigas, una vez preparadas y congeladas, pueden ser retiradas del congelador y cocinadas inmediatamente, sin tener que esperar la descongelación: bastará saltearlas o freírlas directamente, sin ninguna pérdida de tiempo.

Hígado, corazón, riñón, mollejas

Para estos alimentos es fundamental la fase preliminar a la creación del vacío: lavarlos muy cuidadosamente y secarlos con otro tanto de prudencia. Colocarlos de nuevo en recipientes rígidos o en bolsas: la congelación ocurrirá así de modo uniforme, y esto permitirá una mejor y más duradera conservación.

Pasta, raviolis secos

Para conservarlos mejor, después de la preparación, colocarlos en la nevera por media hora con la finalidad de endurecerlos. Hecho esto, los puede colocar al vacío escogiendo el sistema que se retiene más práctico y fácil (platos, bandejas, discos de cartón etc.). Es posible conservar también el relleno.

 

Pasta para pizzas, reposterías varias

Colocar la preparación en el contenedor antes de la fermentación. La actividad de la levadura reiniciará una vez que la bolsa o el recipiente serán abiertos, finalizando en los tiempo usuales.

Pechugas de pollo, de pavo, chuletas

 

Batir uno o más huevos (según la cantidad de carne que se desea preparar) en un bol, colocar una pizca de sal y pimienta. Luego pasarlos por el pan rallado o harina la blanca, apretando bien (para evitar que el pan no se despegue durante la fase de cocción). Luego dejar secar la carne así preparada por una media hora. Ahora se puede proceder con el envasado al vacío. Separar el alimento con papel de plata. También en este caso la carne puede ser cocida sin esperar la descongelación.

Aves voladoras, aves de corral, animales de caza y Conejo

Luego de macerar, lavarlos (los menudillos se deben conservar por separado) y prepararlos como se desea (separándolos en trozos, preparando los asados con panceta, etc...). Luego envasarlos al vacío. Cuando se decida cocinarla no es necesario esperar que se descongele, puede ser puesta directamente en la sartén condimentándola a gusto.